​Fot​o: Agencia Andina

​Relaciones Económico - Comerciales

Las relaciones comerciales con Francia se enmarcan en el Acuerdo Comercial entre la Unión Europea y Perú y Colombia, suscrito el 26 de junio de 2012 en Bruselas, Bélgica. El Acuerdo Comercial entró en vigencia el 1° de marzo de 2013.

Hay un acentuado déficit de balanza comercial con Francia por el menor ritmo de las exportaciones peruanas a Europa. En 2013, el Perú ha exportado 242 millones de dólares americanos e importado 372 millones de dólares americanos. El saldo comercial es de -130 millones de dólares.  La estructura del comercio con Francia sigue basándose en términos clásicos de intercambio comercial, esto es, el Perú exporta productos tradicionales (agrícolas, mineros, pesquero y petróleo), no tradicionales (sobretodo pesquero, agropecuario, siderometalúrgico y textil) e importa productos intermedios, bienes de capital y materiales de construcción.

Con relación a la Inversión Extranjera Directa (EID),  Francia es el país de origen del 1% del stock de Inversión Extranjera directa en el Perú. La estructura de la IED de Francia en el Perú durante 2013, se ha centrado básicamente en la explotación de materias primas, a saber, petróleo con 148 millones de dólares americanos y que conforma el 67.1% del IED y la minería con 19.2 millones de dólares que significa el 8.7% de la IED. El sector comercio, finanzas, transporte, entre otros, representa el 24.2% del IED de Francia en el Perú con un monto de inversión que asciende a  53.3 millones de dólares americanos.

Existen sectores de la economía francesa que crecen y que los exportadores peruanos podrían aprovechar como por ejemplo el comercio de productos orgánicos y biológicos que llevan una etiqueta “bio“, un argumento de compra cada vez más fuerte y que genera un valor agregado a los productos agrícolas. Un estudio llevado a cabo por la Agencia Francesa Bio revela datos impactantes: hoy en día 1 de cada 4 franceses consume uno o varios productos “bio” regularmente. Es decir, hablando sólo de Francia, de un país de 65 millones de consumidores, 16 millones de ellos ya son una realidad para los productos “bio”.​